Vila-real intensifica las acciones para evitar el vertido de voluminosos y enseres a la vía pública

El Ayuntamiento de Vila-real, a través de las concejalías de Servicios Públicos y Seguridad Ciudadana, y en colaboración con la empresa FOBESA, adjudicataria del servicio de recogida de residuos, ha iniciado una campaña de concienciación con el objetivo de atajar el problema del vertido de voluminosos y enseres en la vía pública. La principal novedad de esta iniciativa, que se enmarca en el plan Vila-real + neta, es que, además de las acciones informativas, se reforzará la vigilancia y se implicará a la Policía Local para detectar la autoría de los vertidos incontrolados con el objeto de sancionarles en el marco de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana.

Así lo han detallado en rueda de prensa el concejal de Servicios Públicos, Francisco Valverde; la concejala de Seguridad Ciudadana, Silvia Gómez; y el director del área de Medio Ambiente de FOBESA, Javier Bartolomé. Según los datos que ha dado a conocer el responsable de la empresa de Grupo Gimeno, en 2018 se realizaron un total de 6.256 recogidas, de las que sólo el 37% contaron con el correspondiente aviso al servicio de recogida gratuito, mientras que en el 63% de los casos se trataba de voluminosos depositados en la vía pública de forma incontrolada, mayoritariamente junto a los contenedores de residuos.

Además, según los datos de FOBESA, hasta el 31 de agosto de este año, la recogida de poda y voluminosos se había incrementado un 6,79% respecto al mismo periodo del pasado año.
El concejal de Servicios Públicos ha insistido en que “vamos a hacer un esfuerzo importante para dar información, pero después de esto sólo quedará la acción sancionadora”. Asimismo, Valverde ha lamentado la imagen de “suciedad” que genera el abandono de voluminosos en la vía pública, además de que “supone un sobreesfuerzo para las empresas de recogida de residuos y limpieza” y un contratiempo importante cuando se depositan junto a los contenedores de recogida de residuos, porque “dificulta las labores de los camiones de recogida”. Por ello, en esta nueva campaña se hará especial incidencia en recordar la prohibición de depositar estos enseres junto a los contenedores.

La campaña contará con una primera acción informativa, con el reparto de más de 20.000 trípticos en los que se recuerdan los horarios para depositar residuos orgánicos (de 20 a 23 horas), así como los tipos de contenedores de recogida selectiva, el número de teléfono para avisar al servicio gratuito de recogida de voluminosos (964 536 761), así como los datos básicos del ecoparque, donde también se pueden depositar estos enseres de forma totalmente gratuita.

En ese sentido, Javier Bartolomé ha explicado que se colocarán carteles informativos en los contenedores y un controlador ambiental “se desplazará de lunes a sábado en una furgoneta para realizar labores de vigilancia con el fin de detectar puntos de vertido de voluminosos”. Cuando se detecten enseres abandonados, los operarios de FOBESA “procederán a precintar estos voluminosos y se dará un periodo de tiempo antes de recogerlos para que los responsables municipales puedan intentar localizar a las personas responsables del vertido”, ha agregado el director del área de Medio Ambiente de la compañía.

A partir de ese momento, según ha avanzado la concejala de Seguridad Ciudadana, actuará la Policía Local. Silvia Gómez ha hecho un llamamiento a la colaboración vecinal y ha recordado que la Ordenanza de Convivencia Ciudadana contempla sanciones de hasta 3.000 euros cuando se trata de infracciones muy graves. “Vamos a ser contundentes y estamos también estudiando medidas específicas para los problemas que se generan en fiestas, con el abandono de voluminosos y la suciedad en algunas peñas”, ha recalcado Gómez.