Registro  Entrar    



Ecobolsas

Dentro del plan de las tres “R” es muy importante reducir al máximo el consumo de bolsas de plástico para respetar con ello el medio ambiente. ¿Sabías que existen otro tipo de bolsas biodegradables de las que puedes hacer uso?. A continuación te explicamos algunos ejemplos. Porque cuidar el medio ambiente ¡está en tus manos!
   

Bolsas de tela 

Su fabricación es más compleja que la de las bolsas de plástico, pero se pueden reutilizar múltiples veces, además existen bolsas de algodón biodegradables. Son muy fáciles de guardar y las puedes lavar las veces que quieras.

     

 Bolsas de rafia

Al igual que las bolsas de tela son muy resistentes y reutilizables al 100%, pero no son biodegradables y, no se pueden reciclar por culpa de su compleja composición. Las puedes encontrar en la mayoría de supermercados por un precio mínimo.

   

Bolsas de yute

El yute es una de las fibras naturales más fuertes por lo que en este sentido son más resistentes que las bolsas de algodón. Además por estar compuesta de materia degradable al 100%, después de su vida útil se pueden reciclar depositándolas en el contenedor de materia orgánica.

     

Bolsas de papel

Es muy recomendable utilizarlas para reducir al máximo la contaminación del medio ambiente, ya que el papel es un material reciclable al 100%. Además podemos reutilizarlas para guardar cosas, o colocar en ellas revistas o periódicos en desuso, para luego poder llevarlo todo cómodamente a su contenedor correspondiente.

   

Bolsas de fécula de patata

Este tipo de bolsas son biodegradables y están compuestas con materias vegetales, se descomponen en 180 días, lo que significa un menor impacto en el medio ambiente, aunque su vida útil es corta, ya que son de usar y tirar.

     

 Bolsas fotodegradables

Están hechas de materiales que por la acción de los rayos ultravioleta pierden resistencia y se fragmentan en pequeñas partículas. Pero estos materiales no son renovables, por lo que su degradación es incontrolable y sus pequeños fragmentos pueden dañar el medio ambiente.

   

Bolsas de plástico

Son las bolsas que debemos evitar consumir, ya que pueden tardar hasta 400 años en descomponerse y están causando verdaderos daños tanto en el medio ambiente como en nuestra salud, además muchas de estas bolsas acaban en el mar matando a millones de peces al año. La mejor solución después de su uso es depositarlas en un contenedor amarillo, para que una planta de tratamiento se ocupe de su reciclaje trasformándolas en otros productos servibles.