​La UJI y FOBESA presentan el I informe ‘Castelló ante el cambio climático’ en el que destacan las diez prioridades en mitigación y adaptación al calentamiento global vinculadas a potencialidad en investigación científica

La comunidad investigadora de la Universitat Jaume I (UJI) advierte de la vulnerabilidad climática de Castelló, a causa especialmente del déficit hídrico, e insta a la administración y a los sectores productivos a potenciar las energías renovables con el objetivo de reducir las emisiones de efecto invernadero, también con una importante incidencia en la salud pública. La UJI y la empresa de gestión ambiental FOBESA, de Grupo Gimeno, han celebrado hoy la jornada Castelló ante el cambio climático en el Menador espacio cultural de la ciudad con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

El vicerrector de Investigación y Doctorado, Jesús Lancis, ha presentado las conclusiones del I informe ‘Castelló ante el cambio climático’, desarrollado con la colaboración de la empresa de gestión ambiental FOBESA, de Grupo Gimeno, la cual ha apoya al reciente creado Observatorio de Cambio Climático de Castelló. Lancis ha recordado que el pasado mes de diciembre se constituyó el Seminario Interdisciplinario de Investigación en Cambio Climático de la UJI y este primer informe, que reúne veinticuatro unidades de investigación, muestra las potencialidades en investigación científica de la UJI para orientar medidas de mitigación y adaptación al calentamiento global. «Nuestro compromiso es potenciar una investigación interdisciplinar para afrontar retos globales como por ejemplo el cambio climático y también implicar a la ciudadanía en una tarea investigadora que servirá para mejorar la calidad de vida de las personas», ha asegurado Lancis.

Por su parte, el director general de FOBESA, Juan Pablo Mateo, ha destacado la satisfacción que supone para la compañía, como empresa especializada en la gestión integral de servicios relacionados con el medio ambiente, «poder contribuir a esta iniciativa y apoyar la creación de este Seminario Interdisciplinario de Investigación en cambio Climático».

«Como empresa de gestión ambiental, queremos ir junto a la Universidad en una iniciativa tan importante como esta, dado su potencial divulgativo a la hora de concienciar a la sociedad sobre esta problemática que, en definitiva, nos afecta a todos y todas. También a las empresas», ha resaltado, añadiendo que para FOBESA «es importante que esta iniciativa sirva, por un lado, como altavoz para dar a conocer qué se está haciendo en la provincia frente a esta problemática y, por otra, como punto de partida para la puesta en marcha de nuevos proyectos que hagan posible que entre todos, Universidad, empresa y sociedad, podamos impulsar iniciativas a medio y largo plazo que nos permitan dejar a nuestros nietos un futuro más brillante, competitivo y respetuoso con nuestro entorno».

Juan Pablo Mateo ha explicado como la apuesta por la innovación y la concienciación por un entorno sostenible está integrada en la gestión de FOBESA, señalando como ejemplo, la certificación de la norma internacional ISO 14064 relativa a la verificación de la emisión de gases de efecto invernadero. «Una iniciativa que nos ha permitido implantar una metodología certificable para calcular la huella de carbono, tanto en nuestros centros de trabajo como allí donde prestamos nuestros servicios, como paso previo a su reducción», ha indicado.

Edward S. Rubin, uno de los ganadores del Premio Nobel de la Paz en 2007 y profesor de Ingeniería y Política Pública y de Ingeniería Mecánica a la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburg) -también responsable de la Cátedra de Ingeniería Medioambiental y Ciencia- ha impartido la conferencia ‘Climate Change Challenges and the Role of University Research and Education’. Rubin ha alertado que los impactos del cambio climático se multiplicarán conforme se agrave el calentamiento global, mientras que ha destacado la relevancia de potenciar una investigación interdisciplinar conectada con la ciudadanía para divulgar este reto global y local.

Diez prioridades
Los investigadores de la Universitat Jaume I María José Rua, Vicent Arbona y Arianna Renau han presentado las diez prioridades en cambio climático de Castelló recogidas en el primer informe elaborado por la comunidad investigadora de la entidad académica, que recoge las potencialidades en investigación. Las diez áreas preeminentes señaladas por los investigadores son: 1) Agricultura y seguridad alimentaria; 2) Agua y recursos naturales; 3) Energías renovables; 4) Procesos industriales y eficiencia energética; 5) Salud y calidad de vida; 6) Edificación y movilidad sostenibles; 7) Inclusión social; 8) Minimización de residuos y gestión ambiental; 9) Economía circular y ocupación verde; y 10) Justicia climática.

El documento hace énfasis en la relevancia de reducir las emisiones de CO2 en Castelló para incrementar la eficiencia de los procesos productivos, incrementado la competitividad de la economía de la provincia y, a la vez, aumentar los umbrales de salud pública mediante la mejora de la calidad del aire.

El secretario autonómico de Medio ambiente y Cambio Climático de la Conselleria de Agricultura, Medio ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Fran Quesada, ha clausurado la jornada y ha explicado los avances del departamento autonómico en el desarrollo de la estrategia autonómica de adaptación y mitigación.

Quesada ha anunciado algunas nuevas iniciativas «como por ejemplo un plan de movilidad eléctrica, segura y sostenible; más impulso a medidas vinculadas con los recursos hídricos, como es el caso de la reutilización de caudales; también acciones para proteger la salud de las personas, especialmente la población más vulnerable, en edad recursos económicos». El secretario autonómico también ha señalado la prioridad del departamento autonómico «de avanzar hacia un modelo socioeconómico sostenible y social, en el que la investigación científica y la innovación son fundamentales».

Más información: www.canviclimatic.uji.es